El tranque en el Distrito Nacional

0
61

Federico Jovine Rijos.-

El juego de la política antes de jugarlo hay que organizarlo; es decir, hay que colocar todas las piezas en el lugar que corresponde y sólo entonces inicia el juego.

El tablero de febrero está convenido y definido, el plazo fatal de la Junta Central Electoral venció y ya todas las candidaturas municipales fueron inscritas. No ocurre igual con las de mayo –que queda hasta el 4 de marzo para hacerlo–, aunque como quien madruga se levanta más temprano, los partidos han ido avanzando muchas candidaturas congresuales antes de la fecha, ya sea de manera nominal y directa, o indirectamente a través de las reservas de otras.

El anuncio de la “Alianza Rescate RD” el pasado viernes terminó de aclarar el panorama opositor, por lo menos en lo que a las principales provincias y al Distrito Nacional se refiere. Siendo el polígono geográfico que muestra mayor densidad electoral, “el distrito” constituye un espacio mimado y deseado por todos los partidos, porque aunque la política se nutre de realidades, se sostiene en símbolos y la capital es el más poderoso de ellos.

Perder o ganar en la capital es importante para todos los grandes partidos, porque más que una victoria es un mensaje inscrito en la psiquis del elector dominicano de cierta edad: quien gana la capital se acerca más a ganar en el futuro una candidatura presidencial.

Ya sea para minimizar ruidos locales, tensiones internas o recoger a los heridos de la precampaña, tanto el PRSC y FNP, como los partidos agrupados bajo “Rescate RD” eligieron sus candidatos congresuales, faltando el PRM y aliados por hacerlo, y, aunque queda tiempo, la presión social comienza a sentirse en la medida que su actual senadora, pese a reserva de candidatura partidaria, aún no logra ser inscrita como tal.

En mentideros políticos y en las redes se especula desde hace meses que Guillermo Moreno podría ser el candidato, y en su momento se especuló sobre la posibilidad de que lo fuera David Collado; uno, porque más que candidato sería el martillo contra Leonel Fernández; otro, porque ha demostrado ser un candidato ganador.

En los hechos, Moreno no dice ni que sí ni que no, aunque a través del diputado Aníbal Díaz, Collado lo desmintió antes de ayer de manera oficial, cerrando definitivamente cualquier especulación al respecto.

Faride Raful sin ser aún candidata ya comenzó su campaña contra un Omar Fernández que, más que mostrarse como adversario, ha iniciado su campaña presentando propuestas, que no críticas. Sin pruebas, pero sí rumores, los indicios permiten especular en torno a que más que la disminución del caudal de votos que las encuestas señalan, los principales escollos para que la senadora intente repetir están dentro (y arriba) de su partido, no fuera.

Cada día de indefinición es un día de especulación que la oposición –ahora unida– sabrá aprovechar concienzudamente, aunque desde su partido asumen que hay mucho margen y que no importa qué tan rápido avancen los contrarios, si el candidato oficialista contará con el apoyo pleno del gobierno.

Mientras los candidatos a la senaduría del Distrito Nacional de los demás partidos salieron de primero, la candidatura del PRM luce estancada e indecisa. Habrá que ver qué pesará más, si ganar la plaza o ajustar cuentas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí