Amar y defender la profesión u oficio

0
130
Mercedes Castillo
Profesión es la acción y efecto de profesar. Es el empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el percibe una retribución. Conjunto de personas que ejercen una misma profesión. Así la define la Academia Española de la Lengua (RAE).

Igualmente, trabajo es ocupación retribuida. Cosa que es resultado de la actividad humana…

De modo y manera, que toda persona debe ejercer o debería ejercer una profesión, empleo, oficio u ocupación retribuida para su subsistencia.

Por esa poderosa razón, la profesión, debe ser amada y defendida con conciencia, pues es a través de ella que nos realizamos personal y profesionalmente.

Nadie, absolutamente nadie, puede ni debe vivir sin dedicarse al ejercicio de una ocupación pagada. Pues, de ahí es de donde sale el ingreso para su sustento económico y de su familia, además, de darle razón de ser a su vida. Es decir, su contribución al desarrollo de la sociedad, de la humanidad.

La profesión es su identidad profesional, laboral. Su profesión es usted mismo en vida y aún después de fallecer, por lo que ningún ser humano puede existir sin trabajar en algo para ganarse la vida, eso lo convierte en lo más preciado que tenemos. Pues, quien no trabaja, pide o roba y ambas cosas son indignas.

Es el trabajo, que es lo mismo que una carrera, oficio, empleo, ocupación o la profesión a la que se dedica una persona lo que le permite hacer su aporte a la sociedad, porque en definitiva, el ser humano (hombre y la mujer) se realiza por medio del trabajo.

El ejercicio de la profesión es lo que permite desarrollar la sociedad y a usted mismo. Construir todo lo que existe debajo del sol, en la humanidad, en el globo terráqueo para beneficio de los 8 mil millones de habitantes de la tierra.

La carrera de una persona en cualquier ámbito de la vida junto a su familia, constituye su mayor riqueza personal. Ello nos lleva a querer, amar y defender nuestro quehacer cotidiano.

Pertenecer a una profesión que le gusta, lo divierte, a la que le entrega o entregará sus años productivos, implica prepararse para el desempeño idóneo de la misma. Conlleva también, actualizarse en la dinámica de la misma. Y así tiene que ser, porque, la competencia profesional debe estar presente en el ejercicio diario.

Los politécnicos, institutos especializados y las universidades son fundamentales en la formación profesional y técnica en cada una de las profesiones y a nivel técnico. El mercado laboral demanda personal preparado, con dominio y destreza tecnológica, ya las cosas no son como antes, que predominaba la formación empírica, con la práctica.

Sin dudas, la profesión u oficio junto a la familia es lo más importante que poseemos. Es lo que nos da el sustento económico y nos realiza como persona y nos da la razón de existir, por eso, debemos amarla y defenderla, no importa si su ocupación es la medicina, el periodismo o un empleo de otra índole. Igualmente, si desarrolla su emprendimiento Que así sea.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí