Los republicanos se colocan a 10 asientos de controlar la Cámara de Representantes

0
122
El control del Senado sigue en el aire a tres días de la votación y a la espera del conteo de decenas de miles de votos en Arizona y Nevada. Georgia irá a segunda vuelta para dirimir su escaño en la Cámara alta | La reelección del republicano DeSantis en Florida le convierte en candidato ‘in péctore’ a las presidenciales de 2024
Trabajadores electorales procesan votos en el Centro de Tabulación y Elecciones de Maricopa County, en Phoenix (Arizona).
Trabajadores electorales procesan votos en el Centro de Tabulación y Elecciones de Maricopa County, en Phoenix (Arizona).JOHN MOORE (AFP)
El escrutinio avanza lento en las elecciones de medio mandato en Estados Unidos. Un día después del cierre de los colegios electorales, el control del Congreso estadounidense está aún en el aire. El conteo provisional arroja una ventaja de los republicanos en la Cámara de Representantes (se renueva en su totalidad) y tablas en el Senado (se elige a un tercio de sus miembros), donde hasta ahora se repartían al 50% los escaños demócratas y republicanos (el voto de desempate correspondía a la presidenta de la Cámara, la vicepresidenta Kamala Harris). El Estado de Georgia celebrará segunda vuelta por la asignación de un escaño al Senado que se disputan su actual ocupante, el demócrata Raphael Warnock y la antigua estrella del fútbol americano Herschel Walker, republicano. La pugna sigue sin resolverse en Arizona y Nevada. Entre los triunfadores indiscutibles de la jornada del martes está el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que logró la reelección, con lo que consolida sus aspiraciones a la presidencia de 2024, y el demócrata John Fetterman, que se hizo con el escaño a la Cámara alta por Pensilvania. Donald Trump volvió a sembrar dudas sobre la limpieza del proceso. El presidente estadounidense, Joe Biden, ha calificado las elecciones como “un buen día para la democracia”. El aborto fue uno de los temas prioritarios. Kentucky, donde los republicanos dominan ambas cámaras, se ha convertido en el cuarto de cinco Estados (junto a Míchigan, California y Vermont) que han protegido los derechos de las mujeres en la jornada electoral.

Boebert, en peligro

Hay pocas elecciones tan cerradas como la que aún se desarrolla en el tercer distrito de Colorado. Allí Lauren Boebert se juega su asiento de congresista frente a un rival demócrata, Adam Frisch. Boebert es una de las trumpistas más recalcitrantes y una de las legisladoras más radicales que hay en el Congreso, junto a la polémica Marjorie Taylor Greene, de Georgia.

La mayoría de los medios y encuestas habían pronosticado que Boebert no tendría problemas para reelegirse a un segundo mandato, pero no fue así. De momento, es uno de las pocas carreras que quedan por definirse. Frisch va a la cabeza con más del 95% de los votos contabilizados. Pero su ventaja es solo de 64 sufragios. Todo parece indicar que la contienda irá a un recuento manual de las más de 313.000 boletas. Hace dos años, Boebert se quedó con el distrito con una diferencia de seis puntos.

Los republicanos van por diez 

Con un triunfo en Montana esta mañana, los republicanos se colocan a 10 asientos de la cifra mágica de 218, lo que les da la llave de la Cámara de Representantes. Están a la cabeza en el conteo de votos en once distritos que podrían definirse en las próximas horas, a la espera de los resultados en los Estados del Oeste como California, Arizona, Oregón y Nevada. Aunque hay algunos asientos sueltos de carreras del Este que no han tenido ganador, especialmente en Nueva York, Maine e Illinois. Los demócratas, que necesitan 28 asientos para mantener el control de la cámara inferior, albergan la esperanza en California, un bastión histórico del partido que tiene 52 distritos (perdió uno este año por ajustes del censo). El País

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí