Desigualdad, movilidad social y cultura en la pandemia

0
131

He notado que la pandemia es clasista, porque, aunque esta puede contagiar a todos, no de la misma manera, las poblaciones con menos recursos económicos han tenido mayores sufrimientos y dificultades para enfrentarla y cubrir sus tratamientos, es lo que conocemos como desigualdades sociales en salud.
Es sabido, sin embargo, que el gobierno del presidente Luis Abinader. ha dado una repuesta excepcional al estado de salud de la población en lo que se refiere al Covid-19 y sus nuevas variantes, por lo que su impacto diferencial ha sido moderado.
El clasismo es una forma de discriminación y desigualdad, en tanto que su procedencia, la clase social, es una clasificación socioeconómica empleada para establecer los grupos en los que se divide la sociedad tomando en cuenta las características que tienen en común los individuos, sea por su función productiva, o “social”, poder adquisitivo o económico.
En cuanto a la movilidad social, algunos autores consideran que implica un abandono de la clase social a la que el individuo pertenecía inicialmente, para optar por una nueva, ya sea más arriba (enriquecimiento) o más abajo (empobrecimiento) en la escala socioeconómica.
Pero la parte que la vincula al ascenso de clase por la condición económica, tiene a mi entender, un aspecto cultural particular, que normalmente la mantiene diferente, en cuanto al conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a su sector o población.
De ahí que, la forma de vida de la gente que habitan en barrios populares de menos ingresos reproducen una repuesta diferente en su comportamiento con respeto al manejo de la pandemia que lo que tienen otra condición de vida (uso de mascarilla, lavado de manos y distanciamiento). E incluso, cuando se produce la movilidad social o el desplazamiento de una clase a otra, se da la permeabilidad de las clases sociales que permite la incorporación de nuevos individuos en ascenso con todo lo que han hecho a través del tiempo en su conglomerado.
El asunto es, que cualquier tipo de desplazamiento lleva consigo la pertenencia social del individuo sin que esto implique la alteración o el cambio inmediato de su comportamiento anterior.
Veo que sí, porque las costumbres son de vital importancia para que las personas de un grupo que se mueven a otro, logren una integración en su nueva comunidad o cohesión social, sin dejar de tratar de imponer sus estilos de vida.
Habría que darle seguimiento, que es un poco difícil, porque aquí no se mide la migración trasfronteriza y mucho menos la interna de los ciudadanos de un lugar a otro. Podríamos cualificar y cuantificar el movimiento social con el manejo de la pandemia y observar que, cómo la forma de vida de los que tienen movilidad social, influye culturalmente en su nuevo vecindario para de esa manera poder segmentar la orientación sanitaria.
Es complicado tratar el medio ambiente social de las creencias creadas por los seres humanos, las costumbres, los conocimientos, y las prácticas que definen la conducta convencional en una sociedad, pero en la complejidad de la cultura social, es que se encuentra lo perfectible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí